Científicos han creado un robot de seis patas con la capacidad de modificar rápidamente su movimiento para hacer frente a daños, tales como la pérdida de un pie. Dicen que el algoritmo que permite esta recuperación,- que se asemeja a un instinto– podría añadirse a otras máquinas, desde robots que trabajan en zonas de desastre, como la planta de energía nuclear de Fukushima donde los robots dirigidos se ven afectados por la radiación. Aunque los robots pueden ser pre-programados con planes de contingencia, siempre habrá problemas que no habían previsto los ingenieros o que no se puede diagnosticar a distancia.

“Queremos tener robots que pueden ser útiles para un largo período de tiempo, sin que los seres humanos deban llevar a cabo el mantenimiento”, dice Jean-Baptiste Mouret, un investigador de inteligencia artificial en la agencia nacional de la informática en Francia INRIA, quien ha liderado el trabajo, que se publica en Nature.

El año 2006,  Josh Bongard de la Universidad de Vermont en Burlington y su equipo construyeron un robot de seis patas que diagnostica sus propias lesiones y calcula nuevos patrones de movimiento que le permitien reanudar las operaciones. Pero aunque el robot hexápodo rompió nuevos records en este ámbito, era muy lento para adaptarse a nuevas situaciones. “El tiempo es esencial”, dice Bongard. “Si un auto comienza a patinar fuera de la carretera, tiene que encontrar una manera de recuperarse muy rápidamente.”

(sino puedes ver el video entra aqui)

En el último trabajo, Mouret y su equipo idearon una estrategia más simple – un “atajo”, como él lo describe – por su seis patas. Después de un fallo, como la pérdida de uno de sus pies o una rodilla queda atascado, el robot utiliza una cámara a bordo para detectar que algo anda mal y está evitando que pueda realizar su trayectoria en línea recta . En lugar de intentar diagnosticar el problema, el robot simplemente ensaya nuevos patrones de movimiento hasta que encuentra uno que le permite restaurar un nivel aceptable de rendimiento. Para ayudar a que su hexápodo se recupere más rápido que las máquinas anteriores, el equipo de Mouret requirió de una biblioteca de unos 13.000 patrones de movimiento que se calculan de antemano en la computadora del robot. Comparan esta biblioteca al conocimiento innato que conforma el instinto de un animal Armado con este profundo conocimiento, el hexápodo normalmente necesitaba sólo un minuto o menos para empezar a caminar de nuevo después de un fracaso. (ver video arriba). El algoritmo también permitió al hexápodo adaptarse en situaciones en que no hubo una falla mecánica, pero las condiciones ambientales, por ejemplo, el tipo de terreno, había cambiado. El trabajo es “muy emocionante”, dice Bongard, aunque advierte que queda por ver si los métodos del equipo se pueden escalar hasta las máquinas más complejas Una ventaja de este enfoque es que se basa principalmente en software y así funciona independientemente del diseño físico específico de un robot. Los investigadores probaron con éxito el algoritmo en un tipo completamente diferente de la máquina – un brazo robótico. “Prácticamente cualquier robot se beneficiaría de esto”, dice Mouret.

Por aika sofia

soy entusiasta de la ciencia me gusta aprender de todo si pudiera pasaría mi vida estudiando el mundo, eh estudiado seguridad informática programación, diseño, grafico, música, animación todo desde el espectro autodidacta, me gusta el anime los videojuegos, mi favorito es metal gear solid y ace combat. soy artesana de profesión actualmente y tengo un canal de divulgación científica, eh considero que tengo dificultades en el aspecto social establecer relaciones, entender situaciones consideradas como simples para la mayoría, considero que soy muy directa y a veces y creo que se, mal interpreta mi opinión o es considerada muy radical o fuera de los estándares socialmente aceptados, suelo ser una persona muy seria apática y depresiva además de autoexcluirme de la sociedad al permanecer la mayoría del tiempo en casa y no salir amenos que sea muy necesario, mi tiempo laboral esta invertido, es decir duermo de día para evitar un exceso de contacto con personas ajenas a mi familia