Un sesgo cognitivo es alteración o deformación de la información que surge de la interpretación repetida de algunos datos. Puede ser el resultado de atajos mentales que el ser humano desarrollo a lo largo de su evolución para tomar decisiones lo antes posible, su origen puede ser el de la planificación y análisis rápido de las situaciones, donde resulta indispensable pensar rápido y de manera certera para cazar animales o para defenderse de ellos.  
El cerebro creo atajos similares para procesar la toma de decisiones en situaciones de riesgo que tienden a repetirse, de esta manera ya no es necesario analizar todas las veces la misma situación, ahorrando energía y tiempo valioso para la próxima vez. Esta herramienta ahora en situaciones más actuales tiene sus inconvenientes, ya que podemos tomar malas decisiones por no detener nuestro impulso instintivo.  
 
El concepto de sesgo cognitivo fue introducido por los psicólogos israelíes Kahneman y Tversky en 1972. Afecta a todos los seres humanos y puede variar mucho en función de nuestros conocimientos y capacidad de autocontrol. 

Sesgo de la conspiración perpetua.  

Es un sesgo que se genera en personas que analizan temas complejos con recurrencia y que no pueden explicar con lógica o evidencia el porqué de un acontecimiento, al no poder explicar o resolver un evento complejo como el origen de una guerra, conflicto político, o evento natural, buscan darle respuesta con la simplificación de los eventos recurriendo a aquello que nadie puede comprobar, dando por resultado la creación de teorías de conspiración propias o populares, evadiendo cualquier otra posibilidad como respuesta a un evento o problema social.  

De esta forma el sesgo de la conspiración perpetua se genera con todos los temas inexplicables para el individuo. Analiza todos los temas, pero teniendo ya una respuesta final para todos ellos basada en la conspiración creada por el individuo o de creencia popular.  

Un ejemplo de esto es Alfredo Jalife-Rahme quien es un médico que se dedica a analizar ciertos temas geopolíticos; sin importar el tema a tratar en su mente ya existe una respuesta, pero el sujeto trata de darle sentido a sus conocimientos sobre el tema a tratar para que siempre termine siendo el resultado de una conspiración.  

Gracias a la comprensión de este sesgo podemos escuchar las opiniones ajenas tomando en cuenta si el individuo crea o no una teoría conspirativa como conclusión, esto sirve para evaluar la opinión del sujeto y si puede o no ser racional o para tomarse en consideración.  

Es importante tener en cuenta que al no estar preparados psicológicamente y no tener los conocimientos necesarios para analizar temas complejos, somos extremadamente susceptibles a considerar como ciertos algunos sesgos qué otros individuos poseen ya que el cerebro lo que buscas son respuestas fáciles para ahorrar energía y por lo tanto podemos tomar como nuestros los sesgos de este tipo que simplifican el análisis complejo de temas tan extensos como lo son la política las guerras y los conflictos sociales, esto también puede explicar por qué las teorías de conspiración son tan populares en la sociedad, se contagia la facilidad con la que aparentemente se entiende un tema y hace sentir al espectador que posee información privilegiada sin embargo esto fuera de ser información privilegiada es simplemente una copia de un sesgo mental que tuvo otra persona.  

Cómo se explica al inicio de este texto los sesgos mentales pueden tener un origen evolutivo en el ser humano para intentar de minimizar el procesamiento de datos complejos y encontrar soluciones rápidas a problemas que en el pasado podían ser una amenaza potencial contra la supervivencia, siendo el ser humano un animal empático qué es capaz de observar en sus semejantes ciertas emociones que funcionan como alertas o señales que ofrecen información importante sobre los hechos que acontecen en el entorno, así que resulta de vital importancia imitar los miedos ajenos ya que pueden ser la diferencia entre vivir o morir, esto implica que los humanos podemos imitar los sesgos cognitivos. 

Cabe destacar que, si bien pueden existir conspiraciones en diversos temas a analizar, también es importante tomar en cuenta que existen muchos parámetros a considerar en el momento de analizar un tema, por ejemplo: el azar, coincidencias, falta de datos o información, perspectivas propias sesgadas, interpretación personal de los datos, omisión de factores humanos como el comportamiento, la cultura de una región, los sesgos de los individuos involucrados en el tema, estados emocionales de los individuos, entre muchos otros factores importantes que pueden alterar nuestra percepción sobre la conclusión de un tema.  

Conclusión.  

Existen las conspiraciones, pero no todo gira entorno a ellas, es necesario conocer nuestros sesgos para poder llegar a una conclusión lo más racional posible evitando las respuestas predeterminadas que nos ofrecen este tipo de sesgos. 

Por aika sofia

soy entusiasta de la ciencia me gusta aprender de todo si pudiera pasaría mi vida estudiando el mundo, eh estudiado seguridad informática programación, diseño, grafico, música, animación todo desde el espectro autodidacta, me gusta el anime los videojuegos, mi favorito es metal gear solid y ace combat. soy artesana de profesión actualmente y tengo un canal de divulgación científica, eh considero que tengo dificultades en el aspecto social establecer relaciones, entender situaciones consideradas como simples para la mayoría, considero que soy muy directa y a veces y creo que se, mal interpreta mi opinión o es considerada muy radical o fuera de los estándares socialmente aceptados, suelo ser una persona muy seria apática y depresiva además de autoexcluirme de la sociedad al permanecer la mayoría del tiempo en casa y no salir amenos que sea muy necesario, mi tiempo laboral esta invertido, es decir duermo de día para evitar un exceso de contacto con personas ajenas a mi familia