XENON1T ha terminado su fase de pruebas

Rate this post

XENON1T ha terminado su fase de pruebas

Una nueva arma del saber llamada XENON1T ha terminado su fase de pruebas en el subsuelo “libre” de la radiación natural que nos rodea, los resultados de las pruebas de este nuevo observatorio son prometedoras y podría convertirse en el primero en detectar la materia oscura; esa cosa que tanto nos intriga que conforma la mayor parte el cosmos, si quieres saber más sobre la materia oscura entra aquí.




“Estamos viendo datos de muy buena calidad de este detector, que nos dice que está funcionando perfectamente”, dijo Ethan Brown, miembro de la Colaboración XENON1T y profesor asistente de física, física aplicada y astronomía en el Instituto Politécnico Rensselaer.

La materia oscura representa la gran ignorancia del ser humano, constituye gran parte del universo y no tenemos ni la menor idea de como o que cosa la conforma; es extremadamente elusiva a los detectores terrestres y solo sabemos que está ahí por sus interacciones gravitacionales, que funcionan como el andamiaje del cosmos, en otras palabras no la vemos, no la podemos tocar, pero tiene que haber algo que produce los efectos vistos.

Gracias a este detecto y a muchos investigadores del mundo esperamos tener respuestas a este “el gran enigma” mediante detectores cada vez más sensibles o incluso mediante épicas colisiones.

 

Desde 2006, XENON Collaboration ha operado tres detectores de xenón líquido más sensibles en el Gran Sasso Underground Laboratory (LNGS) en Italia, y XENON1T que es el más potente hasta la fecha y el detector más grande de su tipo jamás construido. Las interacciones de la partícula en el xenón líquido crean destellos minúsculos de la luz, y el detector espera capturar la rara colisión con un núcleo de xenón; solo imagina que tan diminutas pueden ser estas partículas que a lo largo de tu vida te atravesaran el cuerpo y nunca una partícula de materia oscura tocara alguno de los núcleos atómicos que conforma tu cuerpo.

Un desafío común de estos detectores es el evitar la radiación natural del cosmos, para ello la mayoría de estos se encuentran bajo tierra sumergidos en agua ya sea aquí o  en el polo sur o norte de esta manera crean un blindaje contra la radiación estelar, los investigadores ahora han implementado un sistema de purificación para el Xenón liquido

 

“Si el xenón está sucio, no veremos la señal de una colisión con materia oscura”, dijo Brown. “Mantener limpio el xenón es uno de los principales desafíos de este experimento, y mi trabajo consiste en desarrollar nuevas técnicas y nuevas tecnologías para mantener el ritmo con ese desafío”.

 

Brown también ayuda en la calibración del detector para asegurar que las interacciones que se registran pueden identificarse adecuadamente. En casos raros, por ejemplo, la señal de un rayo gamma puede acercarse a la señal esperada de una partícula de materia oscura, y la calibración adecuada ayuda a descartar señales falsas positivas similares.

Los resultados de la prueba muestran como se ha logrado aislar el detector de la radiación exterior; los resultados no detectaron la oscuridad pero si  la combinación de niveles bajos de radiactividad con el tamaño del detector implica un excelente potencial de descubrimiento en los años venideros.

 

“Una nueva fase en la carrera para detectar la materia oscura con detectores masivos subterráneos en la Tierra acaba de comenzar con el  XENON1T”, dijo Elena Aprile, profesora de la Universidad de Columbia y portavoz del proyecto. “Estamos orgullosos de estar a la vanguardia de la carrera con este sorprendente detector, el primero de su clase”.




Fuentes, científicos involucrados y nombre del experimento.

First Dark Matter Search Results from the XENON1T Experiment

  1. Aprile, J. Aalbers, F. Agostini, M. Alfonsi, F. D. Amaro, M. Anthony, F. Arneodo, P. Barrow, L. Baudis, B. Bauermeister, M. L. Benabderrahmane, T. Berger, P. A. Breur, A. Brown, A. Brown, E. Brown, S. Bruenner, G. Bruno, R. Budnik, L. Bütikofer, J. Calvén, J. M. R. Cardoso, M. Cervantes, D. Cichon, D. Coderre, A. P. Colijn, J. Conrad, J. P. Cussonneau, M. P. Decowski, P. de Perio, P. Di Gangi, A. Di Giovanni, S. Diglio, G. Eurin, J. Fei, A. D. Ferella, A. Fieguth, W. Fulgione, A. Gallo Rosso, M. Galloway, F. Gao, M. Garbini, R. Gardner, C. Geis, L. W. Goetzke, L. Grandi, Z. Greene, C. Grignon, C. Hasterok, E. Hogenbirk, J. Howlett, R. Itay, B. Kaminsky, S. Kazama, G. Kessler, A. Kish, H. Landsman, R. F. Lang, D. Lellouch, L. Levinson, Q. Lin, S. Lindemann, M. Lindner, F. Lombardi,
  2. A. M. Lopes, A. Manfredini, I. Mariş, T. Marrodán Undagoitia, J. Masbou, F. V. Massoli, D. Masson, D. Mayani, M. Messina, K. Micheneau, A. Molinario, K. Morå, M. Murra, J. Naganoma, K. Ni, U. Oberlack, P. Pakarha, B. Pelssers, R. Persiani, F. Piastra, J. Pienaar, V. Pizzella, M.-C. Piro, G. Plante, N. Priel, L. Rauch, S. Reichard, C. Reuter, B. Riedel, A. Rizzo, S. Rosendahl, N. Rupp, R. Saldanha, J. M. F. dos Santos, G. Sartorelli, M. Scheibelhut, S. Schindler, J. Schreiner, M. Schumann, L. Scotto Lavina, M. Selvi, P. Shagin, E. Shockley, M. Silva, H. Simgen, M. v. Sivers, A. Stein, S. Thapa, D. Thers, A. Tiseni, G. Trinchero, C. Tunnell, M. Vargas, N. Upole, H. Wang, Z. Wang, Y. Wei, C. Weinheimer, J. Wulf, J. Ye, Y. Zhang, T. Zhu

 

arXiv:1705.06655 [astro-ph.CO]

https://arxiv.org/abs/1705.06655

http://www.xenon1t.org/

https://news.rpi.edu/content/2017/08/22/silent-search-dark-matter

 

 

Comments

Comentarios