Un exceso de planetas gigantes

Rate this post

Un exceso de planetas gigantes

Un grupo internacional de astrónomos  descubrieron que hay un exceso de planetas enormes y calientes como júpiter entorno a los cúmulos de estrellas como el conocido como Messier 67, llegaron a esta interesante conclusión gracias a la utilización de varios instrumentos como el espectrógrafo HARPS del observatorio de la ESO en La Silla en Chile, la investigación fue dirigida por Roberto Saglia del Max-Planck-Institut für extraterrestrische Physik de Garching , Alemania y por Luca Pasquini del ESO, el equipo tiene varios años analizando datos del cúmulo de Messier 67.




El entorno más denso en un clúster hará que las interacciones más frecuentes entre los planetas y las estrellas cercanas, lo que puede explicar el exceso de Júpiter calientes, Este cúmulo abierto es de aproximadamente la misma edad que el Sol y se cree que el sistema solar se levantó en un ambiente denso de manera similar.

Utilizando HARPS y otros instrumentos buscaba las firmas de presencia planetaria entorno a las estrellas buscando el bamboleo que genera un objeto masivo de orbita cercana a la estrella en cuestión, gracias a este método han podido observar y confirmar que varias estrellas tienen este tipo de planetas

Los exoplanetas de este tipo son identificados como un júpiter caliente solo por el tamaño de estos que oscilan entre un tercio de la masa de júpiter de nuestro sistema solar y en ocasiones superan muchas veces el tamaño estándar, son calientes por su exagerada cercanía con su estrella, su órbita les brinda un periodo orbital de apenas unos días de duración, es decir un año en algunos de estos mundos dura unos 12 días, esto difiere de la órbita de júpiter que dura varios años y es mucho más frio.




“Queremos utilizar un cúmulo abierto como laboratorio para explorar las propiedades de los exoplanetas y teorías de formación planetaria”, explica Roberto Saglia. “Aquí tenemos no sólo muchas estrellas que alojan posiblemente varios planetas, sino también un ambiente denso, en el que deben haberse formado.”

El estudio encontró que los Júpiter calientes son más comunes alrededor de cúmulos como Messier 67 que en el caso de las estrellas fuera de las agrupaciones. “Este es realmente un resultado sorprendente”,  dice Anna Brucalassi, que llevó a cabo el análisis. “Los nuevos resultados significan que hay Júpiter calientes alrededor de un 5% de las estrellas en Messier 67 – mucho más que en estudios comparables de estrellas que no están en grupos, donde la tasa es más parecido a un 1%.”

Los astrónomos piensan que es muy poco probable que estos gigantes exóticos se formen realmente donde ahora nos encontramos con ellos, ya que las condiciones tan cercanas a su  estrella madre no habría sido adecuado para la formación de planetas similares a Júpiter. Por el contrario, se cree que se formaron más lejos, como Júpiter, probablemente lo hizo, y luego se trasladó más cerca de su estrella madre. La pregunta entonces es: ¿qué causó que migran hacia adentro, hacia la estrella?.

Hay una serie de posibles respuestas a esta pregunta, pero los autores concluyen que esto es muy probablemente el resultado de encuentros cercanos con las estrellas vecinas, o incluso con los planetas en sistemas solares vecinos, y que el entorno inmediato en torno a un sistema solar puede tener un impacto significativo en su evolución.

En un clúster como Messier 67, donde las estrellas son mucho más cercanas a la media, tales encuentros serían mucho más comúnes, lo que explicaría los números más grandes de Júpiter calientes que se encuentran allí.

Co-autor y co-líder Luca Pasquini de ESO mira hacia atrás en la historia reciente notable de estudiar planetas en racimos: “No hay Júpiter calientes en todo, habían sido detectados en los cúmulos abiertos hasta hace pocos años En tres años, el paradigma ha cambiado de una ausencia total de tales planetas – a un exceso “!




fuentes:

ESO

arxiv

Comments

Comentarios