Se puede predecir el alcoholismo

Se puede predecir el alcoholismo

Una investigación de la universidad de california de la facultad de medicina en San Diego ha utilizado un algoritmo en conjunto con pruebas neuropsicológicas y de neuroimagen  para predecir la predisposición de los adolescentes al consumo de alcohol con una muy buena precisión de hasta un 74% los estudios son importantes ya que nos ayuda a identificar factores que naturales y de entorno social que pueden contribuir a que un joven tenga este tipo de adicción, los estudios fueron liderados por la Dra. Susan F. Tapert, PhD, profesora de psiquiatría, los resultados se publicaron en la revista American Journal of Psychiatry.

 


“El consumo de alcohol por menores es un problema importante en este país”, dijo el autor principal, “Ser capaz de identificar a los niños en situación de riesgo antes de que comiencen a beber en exceso tiene inmensas implicaciones clínicas y de salud pública. Nuestros resultados proporcionan evidencia de que es posible predecir qué tipo de adolescentes son más propensos a empezar a beber en exceso a los 18 años”

Las consecuencias del consumo de alcohol son bien conocidas por toda la población- violencia, peligro de muerte por accidente relacionado, faltas a sus obligaciones sociales como asistir a la escuela, tasas de suicidio más altas, problemas de aprendizaje, problemas económicos, problemas sociales y un desarrollo cerebral distinto para los abusadores de este producto entre otras.

 

Un conjunto de mecanismos sociales, psicológicos y biológicos se sabe que contribuyen al consumo de alcohol durante la adolescencia. Factores de riesgo demográficos incluyen el ser hombre, tener niveles más altos de problemas psicológicos y asociar los resultados positivos con alcohol (es decir  pensar que beber es necesario para que sea divertido).

 

Los autores señalan que últimos estudios neuropsicológicos y de neuroimagen han sugerido que podría ser posible cuantificar los mecanismos subyacentes de comportamiento de riesgo para el abuso de sustancias. Estos incluyen un peor rendimiento en las pruebas de funcionamiento ejecutivo, comparativamente menor activación cerebral de la memoria de trabajo, la inhibición y el procesamiento de la recompensa y menos volumen cerebral en regiones asociadas con la impulsividad, premiar la sensibilidad y la toma de decisiones.

 

Para el estudio 137 adolescentes entre las edades de 12 y 14 años de los cuales 97 por ciento nunca había probado el alcohol, fueron sometidos a una batería de pruebas neuropsicológicas y la resonancia magnética funcional del cerebro. Ellos fueron evaluados anualmente. A los 18 años, poco más de la mitad de los jóvenes (70 aproximadamente) fueron grandes consumidores de alcohol (basado en frecuencia de consumo y cantidad); los 67 participantes en el estudio restantes continuaron siendo las no usuarias.

 

Los científicos emplearon un algoritmo de aprendizaje automático conocido como “bosques aleatorios”(“random forests”) para desarrollar un modelo predictivo. Este algoritmo  es capaz de acomodar grandes conjuntos de variables durante el uso de muestras de estudio más pequeñas para producir predicciones sólidas y coherentes.

 




Entre los hallazgos, de 12 a 14 años de edad eran más propensos a empezar a beber a los 18 años si:

 

  1. Ellos eran hombres y / o provenían de un entorno socioeconómico más alto
  2. Informaron de citas, poseían comportamientos más externalizados, como la mentira o el engaño, y cree que el alcohol les beneficiaría en entornos sociales
  3. Se realizaron mal en las pruebas de función ejecutiva
  4. Sus resultados de neuroimagen indicaron que el corteza cerebral es más delgada- la capa externa de tejido neural que cubre el cerebro

 

Según los autores, la neuroimagen aumentó significativamente la exactitud de predicción, tanto en términos de clarificar la morfología del cerebro implicada y tomando nota de la activación de las 20 regiones del cerebro implicadas y distribuidas difusamente en la iniciación de alcohol.



 

El estudio no se extendía a la cuestión del uso de la marihuana antes de tiempo porque sólo el 15 por ciento de la muestra informó finalmente el uso de la marihuana más de 30 veces, pero los autores dijo que era posible que los factores de riesgo reportados para el consumo de alcohol también se aplican a la marihuana y otras ilícita sustancias. Ellos dijeron más lejos y son necesarios estudios más amplios.

 

“El valor de este estudio en particular es que proporciona un camino documentado para otros investigadores a seguir, para replicar y ampliar nuestros hallazgos”, dijo Tapert. “En última instancia, por supuesto, el objetivo es tener un modelo final, validado que los médicos y otros pueden usar para predecir el uso de alcohol de los adolescentes y prevenirlo.”

 

Neural Predictors of Initiating Alcohol Use During Adolescence

Lindsay M. Squeglia, Ph.D., Tali M. Ball, Ph.D., Joanna Jacobus, Ph.D., Ty Brumback, Ph.D., Benjamin S. McKenna, Ph.D., Tam T. Nguyen-Louie, M.S., Scott F. Sorg, Ph.D., Martin P. Paulus, M.D., Susan F. Tapert, Ph.D.

http://dx.doi.org/10.1176/appi.ajp.2016.15121587

Comments

Comentarios