Neuronas especializadas en el sexo.

Rate this post

Neuronas especializadas en el sexo.

Científicos de la universidad de College en Londres descubrieron accidentalmente un conjunto de neuronas que ayudan a los gusanos aprender cuando priorizar el apareamiento ante la comida, revelando cómo un cerebro aparentemente simple puede tener sectores especializados para el sexo, esto descubierto en uno de los animales más estudiados en neurociencia el Caenorhabditis elegans, del cual se creía tener ya todo el mapeo neuronal contando que las hermafroditas tienen un total de 302 neuronas y los machos tienen ahora más sumando un total de 385.

“Esto es poco de shock “, dice Richard Poole, un biólogo evolutivo de la Universidad College de Londres (UCL), y uno del equipo que descubrió las neuronas por accidente. Los investigadores las llaman células misterio del macho, ya que sólo se encuentran en los gusanos nematodos masculinos.

Las dos células fueron bautizadas como “células masculinas misteriosas” (MCMs, por sus siglas en inglés fueron descubiertos cuando el colega de Poole en la UCL, Arantza Barrios, estaba mirando la distribución de un péptido utilizado marcadores fluorescentes fue entonces que se percató que células se iluminaban cuando que no deberían – cerca de la nariz del gusano-. Según los especialistas estas células nerviosas se desarrollan cuando los gusanos machos alcanzan la madurez.

¿El sexo o la comida?
para conocer la función de las nuevas neuronas emplearon experimentos de aprendizaje. Dejaron a los gusanos pasar hambre en ambientes salados. Así, aprendían a sentir aversión por la sal. Cuando se si incluían una pareja sexual en el mismo lugar, los ejemplares macho ignoraban esa aversión que previamente aprendieron, Los hermafroditas, en cambio, no mostraban ese comportamiento; tampoco los gusanos de sexo masculino a los que se había eliminado el par de neuronas MCM. Esto sugiere que las neuronas de misterio influyen en los gusanos al elegir apareamiento o comer.

El MCM también se encuentran cerca de un grupo de neuronas que están densamente conectadas, por lo general una señal de que las células controlan comportamientos cruciales, dice Bill Schafer, que estudia C. elegans circuitos en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. “Parece que tienen una posición importante en el circuito.”

Cuando el equipo examinó el origen de las células más de cerca, descubrieron que las neuronas se desarrollan a partir de células no neuronales denominadas células gliales que ya están completamente formadas. Este es el primer ejemplo de que una célula glial se convierta en una neurona en los invertebrados, aunque un proceso similar se ha visto en los vertebrados antes: por ejemplo, en ratas, la glía son conocidos a convertirse en neuronas durante el desarrollo.

Pero si ya se tenía todo el mapa neuronal ¿porque no las habíamos visto antes?

Resulta que el más estudiado es Hermafrodita C. elegans que el macho de su misma especie, Bill Schafer señala. “Muchos de los circuitos masculinos son realmente bien entendidos”, dice. Cuando han estudiado el macho, los científicos se han centrado en áreas de divergencia más evidente, tal como la cola. Tal vez, dice Poole, “no pagaban lo suficiente la atención sobre el cerebro”.

En el futuro el equipo planea estudiar cómo el MCM contribuyen a circuitos que rigen el aprendizaje, y la forma en que se introduce en las diferencias sexuales en el cerebro. “En términos de ser capaz de obtener un conocimiento detallado, es mucho más fácil cuando tienes cientos de células en lugar de cientos de miles de millones de células”, dice Schafer.

más en Nature

Comments

Comentarios