Microbiota vinculada a Alzheimer

Microbiota vinculada a Alzheimer





Un grupo de científicos dirigidos por Frida Fåk Hållenius y la estudiante de doctorado Nittaya Marungruang, ambos del Food for Health Science Center de Lund, y un grupo de investigación en la Ecole Polytechnique Federale de Lausanne en Suiza. Han descubierto el vínculo entre las bacterias intestinales y la aceleración en la enfermedad de Alzheimer.

Nuestra microbiota intestinal es de vital importancia en muchos procesos de la vida humana, ya que interactúa directamente con el sistema inmunológico, con la forma en la que procesamos los alimentos entre muchas otras funciones importantes, la investigación de la microbiota es de gran importancia para comprender diferentes enfermedades, la composición de nuestra flora intestinal depende de muchos factores  como las bacterias que recibimos al nacer, de nuestra dieta, y nuestros genes




Las científicas emplearon a ratones sanos y enfermos que padecen alzheimer y encontraron que estos tienen una microbiota distinta a los ratones sanos. también estudiaron la enfermedad de Alzheimer en ratones que carecían completamente de bacterias para probar aún más la relación entre las bacterias intestinales y la enfermedad. Los ratones sin bacterias tenían una cantidad significativamente menor de placa beta-amiloide en el cerebro. Las placas beta-amiloides son los bultos que se forman en las fibras nerviosas en casos de enfermedad de Alzheimer.
Para demostrar aún más el vínculo entre las bacterias y la enfermedad las investigadoras
transfirieron bacterias intestinales de ratones enfermos a ratones libres de bacterias y descubrieron que estos  ratones desarrollaron más placas beta-amiloides en el cerebro en comparación con los que si habían recibido bacterias de Ratones sanos.




“Nuestro estudio es único, ya que muestra un vínculo causal directo entre las bacterias intestinales y la enfermedad de Alzheimer Fue sorprendente que los ratones que carecen completamente de bacterias desarrollaron mucho menos placa en el cerebro”, dice la investigadora Frida Fåk Hållenius, en el Food for Health Science Centrar.

“Los resultados significan que ahora podemos comenzar a investigar formas de prevenir la enfermedad y retrasar la aparición, consideramos que esto es un gran avance ya que solía ser capaz de dar medicamentos antirretrovirales aliviadores de síntomas”.

Nombre del estudio original

Reduction of Abeta amyloid pathology in APPPS1 transgenic mice in the absence of gut microbiota

Científicos involucrados

Harach, N. Marungruang, N. Duthilleul, V. Cheatham, K. D. Mc Coy, G. Frisoni, J. J. Neher, F. Fåk, M. Jucker, T. Lasser & T. Bolmont

doi:10.1038/srep41802

Comments

Comentarios