La violencia altera el cerebro

4 (80%) 1 vote

La violencia altera el cerebro





Entender como la violencia altera el cerebro es algo que poco se conoce dado que se cree que las personas con que han sufrido una situación de estrés excesivo o prolongado es algo que solo se debe dejar “ir” sin embargo como ya eh señalado en alguno de mis otros escritos, la violencia no se remite a un simple trauma que se supera con pláticas entre amigos o grupos de apoyo, es algo que va más allá, cuando el cerebro se transforma de manera física es algo difícil de entender, el cerebro sufre cambios físicos, es necesario comprender la forma en que el cerebro se daña para así poder encontrar una mejor forma de ayudar a las personas que lleguen a sufrir daños.

El profesor Tracey Shors del Departamento de Psicología y el Centro de Colaboración para la Neurociencia en la Facultad de Artes y Ciencias junto a su equipo descubrieron que los roedores hembras prepúberes emparejadas con machos con experiencia sexual que tenían niveles elevados de hormonas de estrés, podrían tener dificultades de aprendizaje, así como comportamientos maternales reducidos necesarios para el cuidado de la descendencia.
“Este estudio es importante porque tenemos que entender cómo la agresión sexual afecta a todas las especies,” dijo Shors. “También tenemos que saber las consecuencias de este comportamiento para que podamos determinar lo que podemos hacer para ayudar a las mujeres a aprender a recuperarse de la agresión sexual y la violencia.”
El treinta por ciento de las mujeres en todo el mundo sufren algún tipo de asalto físico o sexual en su vida y las adolescentes son mucho más propensas que la población en general a ser víctimas de violación, intento de violación o acoso, según la Organización Mundial de la Salud. Las encuestas recientes indican que por lo menos uno de cada cinco mujeres universitarias son víctimas de violencia sexual en el campus.
Las mujeres que sufren violencia sexual son más propensos a sufrir de depresión, trastorno de estrés postraumático y otros trastornos del estado de ánimo. Aun así, a pesar de la innegable conexión entre el trauma sexual en las mujeres y los trastornos de salud mental, se sabe poco acerca de cómo afecta a la agresión al cerebro femenino. Eso es porque no se ha habido establecida modelo animal de laboratorio para el estudio de las consecuencias de la agresión y el comportamiento de la función sexual cerebral en las hembras, dijo Shors.
“Los modelos de laboratorio utilizados para medir el estrés en los animales han mirado tradicionalmente en cómo el estrés afecta a los machos y no han reflejado el tipo de estrés que experimentan las hembras jóvenes”, dijo.
Con lo que el equilibrio de género a la investigación, Shors dijo, es por eso que los Institutos Nacionales de Salud ahora está requiriendo tanto animales machos y hembras que se incluirán en los estudios de investigación con el fin de recibir fondos federales.
En este nuevo estudio de Rutgers, Shors y sus colegas desarrollaron the Sexual Conspecific Aggressive Response (SCAR) para determinar cómo el estrés asociado con la agresión sexual afectada roedores hembra.




A pesar de que es normal que las ratas hembras cuiden de sus hijos, así como las crías de otros roedores, Shors menciona que las hembras en este estudio que fueron expuestas al varón adulto a lo largo de la pubertad no mostraron tanto el comportamiento maternal como las hembras que no tienen estas interacciones sociales. Menor número de células cerebrales recién generadas estaban presentes en las hembras que tenían un comportamiento maternal mínimo en comparación con las hembras que aprendieron a cuidar de la descendencia.
Mientras que los científicos no saben si este tipo de agresión sexual tendría los mismos efectos en los seres humanos, los estudios han demostrado que la agresión sexual y la violencia es una de las causas más probables de trastorno de estrés postraumático (TEPT) en las mujeres, que se asocia con la disminución de las funciones cerebrales relacionadas con el aprendizaje y la memoria. Los hijos de las mujeres que sufren violencia sexual también están en mayor riesgo de sufrir experiencias traumáticas a medida que crecen.
“Sabemos muy poco sobre los mecanismos cerebrales que explican el aumento de la depresión y los trastornos del estado de ánimo entre las mujeres que experimentan un trauma sexual o agresión”, dijo Shors. “Pero con los nuevos enfoques y atención a este tema, podemos descubrir cómo el cerebro femenino responde a la agresión y cómo ayudar a las mujeres a aprender a recuperarse de la violencia sexual”.

Es necesario tratar por separado según su género cerebral, se conoce que las hembras no reaccionan de la misma en respuesta al dolor en comparación con los machos, así mismo en el género humano esto afecta en la administración de fármacos que tratan el dolor.

más en :http://news.rutgers.edu/research-news/does-sexual-aggression-alter-female-brain/20160218#.VsqVpIRumM9

Neurobiología del maltrato infantil

 

Comments

Comentarios