Dolor pélvico en mujeres

Rate this post

El dolor pélvico en mujeres durante la edad reproductiva tiene un alto porcentaje es lo que dice un estudio realizado en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y la Escuela de Medicina de la Universidad de Utah, en Salt Lake City, según este estudio muchas mujeres sufren dolor pélvico y no reciben tratamiento adecuado.

Los investigadores hicieron una encuesta a más de 400 mujeres que estaban programadas para someterse a una cirugía o ecografía por razones tales como infertilidad, irregularidades en su menstruación, ligadura de trompas o dolor pélvico. Tal como lo esperaban los investigadores, los informes de dolor fueron más altos entre las mujeres con un diagnóstico de endometriosis, un trastorno en el cual el tejido que normalmente recubre el interior del útero crece fuera del útero. Sin embargo, una tercera parte de las mujeres sin afecciones pélvicas informó un alto grado de dolor continuo o dolor recurrente durante el ciclo menstrual.

“Nuestro estudio indica que muchas mujeres en edad reproductiva están teniendo algún tipo de dolor pélvico, pero no están reportando ese dolor [a su médico]” explicó la Dra. Karen Schliep. “Si aún no lo están haciendo, los ginecólogos tal vez deberían preguntar a sus pacientes si están teniendo dolor, así como el tipo y el lugar preciso del dolor y ofrecer tratamiento si es necesario. Asimismo, las mujeres deben informar a sus médicos si tienen dolor”.

Los investigadores inscribieron a 473 mujeres entre los 18 y 44 años de edad en 14 centros quirúrgicos en Salt Lake City y San Francisco. Se programó a las mujeres para que se sometieran ya sea a una laparoscopia, un procedimiento quirúrgico que implica insertar un tubo con una cámara en el extremo a través de una pequeña incisión en el abdomen, o a una laparotomía, que implica hacer una incisión más grande en la zona pélvica. Las mujeres estaban buscando atención médica o tratamiento para el dolor, por una masa o bulto en la zona pélvica, por infertilidad, irregularidades menstruales o por ligadura de trompas.

En una entrevista antes de la cirugía, se les preguntó a las mujeres sobre el tipo de dolor que habían tenido en los últimos seis meses y su nivel de gravedad. En total se les preguntó si tenían más de 17 tipos de dolor específicos relacionados con las relaciones sexuales, el período menstrual, la necesidad de orinar o la evacuación de las heces o con cualquier otro dolor, como dolor muscular o de las articulaciones, o dolor de cabeza por migraña. Además, se les pidió que indicaran dónde ellas sentían dolor mostrándoles dibujos de la zona pélvica y de una figura femenina.

Más del 30 por ciento de las mujeres informó que estaba teniendo dolor crónico y dolor cíclico, que coincide con un intervalo durante los ciclos menstruales, y con una duración de seis meses o más. Este 30 por ciento incluye no sólo a las mujeres con trastornos de la pelvis sino también a las que no tienen ninguna afección pélvica. Además, independientemente de la razón por la cual se sometieron a una cirugía o de su diagnóstico después de la operación, sólo el 3 por ciento de la población total del estudio informó no tener ninguno de los 17 tipos de dolor, mientras que más del 60 por ciento informó tener seis o más tipos de dolor.

Entre las participantes del estudio, aproximadamente el 40 por ciento recibió un diagnóstico de endometriosis y el 31 por ciento un diagnóstico de otras afecciones como fibromas uterinos, quistes ováricos y tumores. Cerca de un 29 por ciento de las mujeres no había recibido un diagnóstico de alguna afección pélvica.

Las mujeres con un diagnóstico de endometriosis tienen un dolor más crónico, ligeramente más del 44 por ciento, en comparación con alrededor del 30 por ciento de las mujeres sin ningún tipo de afección pélvica. Del mismo modo, las mujeres con endometriosis tuvieron más probabilidad de sentir dolor durante el coito, calambres menstruales y dolor con la evacuación de las heces. También fueron más propensas a reportar dolor vaginal y dolor en la zona pélvica principalmente en el área pélvico-abdominal.

Los autores del estudio pidieron futuras investigaciones sobre el tipo y la ubicación del dolor asociado con la endometriosis. Los resultados de estos estudios podrían conducir a un mejor diagnóstico y tratamiento de este trastorno. Los autores también solicitaron más investigaciones sobre las causas del dolor en las mujeres que no tienen ningún diagnóstico de afecciones pélvicas.

http://www.nichd.nih.gov/health/Pages/index.aspx

http://humrep.oxfordjournals.org/

http://www.eurekalert.org/pub_releases/2015-08/nksn-ppm080715.php

Comments

Comentarios