Aletas de tiburón

4 (80%) 1 vote

Aletas de tiburón

Las tradiciones y mitos generado en la internet y en los medios publicitarios sin escrúpulos que se aprovechan de la ignorancia de las personas para venderles productos que básicamente lo curan todo, no solo merman la economía de las personas que adquieren estos productos, que a veces tienen costos muy elevados, sino que también afectan a otros seres vivos de formas horrendas.




Este producto se le atribuyen muchas facultades místicas (por no decir estúpidas) como curar el cáncer, o ayudarte en toda enfermedad, como es de esperarse en estos productos te inundan la mente con un montón de supuestos beneficios y te cuentan una historia fantástica sobre todo su “extraordinario” contenido en vitaminas, lo cual es mentira pues está hecho de colágeno, y el colágeno no es único de los tiburones, también partes de tu cuerpo lo tienen y partes de otros animales, de hecho hay muchos tipos de colágeno, puedes optar por comerte a ti mismo.

“Colágeno tipo I: Se encuentra abundantemente en la dermis, el hueso, el tendón, la dentina y la córnea. Se presenta en fibrillas estriadas de 20 a 100 nm de diámetro, agrupándose para formar fibras colágenas mayores. Sus subunidades mayores están constituidas por cadenas alfa de dos tipos, que difieren ligeramente en su composición de aminoácidos y en su secuencia. A uno de los cuales se designa como cadena alfa1 y al otro, cadena alfa2. Es sintetizado por fibroblastos, condroblastos y osteoblastos. Su función principal es la de resistencia al estiramiento.

Colágeno tipo II: Se encuentra sobre todo en el cartílago, pero también se presenta en la córnea embrionaria y en la notocorda, en el núcleo pulposo y en el humor vítreo del ojo. En el cartílago forma fibrillas finas de 10 a 20 nanómetros, pero en otros microambientes puede formar fibrillas más grandes, indistinguibles morfológicamente del colágeno tipo I. Están constituidas por tres cadenas alfa2 de un único tipo. Es sintetizado por el condroblasto. Su función principal es la resistencia a la presión intermitente.”

Imagina que te arrancan las extremidades (piernas y brazos) y te regresan a tu casa para que vivas felizmente pero también te regalan una fantástica bolsa para que cubras tu cabeza, así te aseguras de vivir unos hermosos momentos de asfixia, mientras claro el karma y todos tus chackras se sincronizan para vivir felizmente los próximos 79 segundos.

Algo así es lo que tienen que vivir los tiburones para que obtengas un producto carísimo y que no sirve para nada, los pescadores los cazan les corta las aletas, y los devuelven al mar, donde morirán asfixiados o por inanición.

Por si no fuera más, los geniales consumidores de estos productos, tan inteligentes, tan sabios y chinosos, creen que por ser de origen animal o vegetal, este tipo de productos son increíblemente sanos, lo cual es mentira, ya que la basura que tiramos al mar también les afecta a los tiburones, plantas y animales fuera y dentro del mar, lo que se ha podido apreciar en los altos niveles de mercurio que contienen los tiburones, además al ser animales que cazadores, consumen a otros peces que también están contaminados con nuestra basura, lo que hace que estos peces sean un cumulo de toxinas viviente.

El zooplancton ingesta fácilmente de plástico microscópico (microplástico, <1 mm)

Y por si esto fuera poco, los productos “naturales” mágicos misticos todopoderososrechonchosLaVerdadOcultaReptiliana pues se en encontrado que contienen grandes cantidades de  Beta-metilamino-L-alanina que es producida por las cianobacterias presentes tanto en agua del mar como en agua dulce, y para que sea más reptiliano el asunto este aminoácido no proteinogénico está relacionado con una enfermedad rara llamada esclerosis lateral amiotrófica/demencia parkinsoniana o más cortito Lytico-Bodig que  solo se da en la isla de Guam, y aunque no está al 100 % comprobado que sea gracias a este  aminoácido, sí que Actúa como neurotoxina que causa efectos adversos en la función del tejido del cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos.




Oyster reproduction is affected by exposure to polystyrene microplastics

Rossana Sussarellua, Marc Suqueta, Yoann Thomasa, Christophe Lamberta, Caroline Fabiouxa, Marie Eve Julie Perneta, Nelly Le Goïca, Virgile Quilliena, Christian Minganta, Yanouk Epelboina, Charlotte Corporeaua, Julien Guyomarchb, Johan Robbensc, Ika Paul-Ponta, Philippe Soudanta, and Arnaud Huveta,

Published online before print February 1, 2016, doi: 10.1073/pnas.1519019113

PNAS March 1, 2016 vol. 113 no. 9 2430-2435

Marine microplastics spell big problems for future generations.

Tamara S. Gallowaya, and Ceri N. Lewisa

Published online before print February 22, 2016, doi: 10.1073/pnas.1600715113

PNAS March 1, 2016 vol. 113 no. 9 2331-2333

Microplastics Alter the Properties and Sinking Rates of Zooplankton Faecal Pellets

Matthew Cole*†‡, Penelope K. Lindeque‡, Elaine Fileman‡, James Clark†‡, Ceri Lewis†, Claudia Halsband§, and Tamara S. Galloway†

Environ. Sci. Technol., 2016, 50 (6), pp 3239–3246

DOI: 10.1021/acs.est.5b05905

Publication Date (Web): February 23, 2016

 

Comments

Comentarios